¿Cómo se reza la Coronilla de la Divina Misericordia?

Esta oración se realiza a las 3:00 P.M. con el propósito de conmemorar la vida eterna  del Señor Jesucristo, la cual fue entregada en la cruz como muestra de su amor y  ternura, para que su bondad permanezca siempre en el corazón de todos sus fieles y  los libere de sus pecados. El orden para hacer la oración es la siguiente.  

  1. La señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén. 
  2. Oración al principio (opcional): Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó  para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh  fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero y  derrámate sobre nosotros (Diario, 1319). 

Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de  Misericordia para nosotros, en Ti confío (Diario, 84). Primero se reza una vez  el Padre Nuestro, el Ave María y el Credo de los Apóstoles.  

  1. Padre Nuestro: Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea Tu  nombre; venga a nosotros Tu reino; hágase Tu voluntad en la tierra como en  el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como  también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la  tentación, y líbranos del mal. Amén. 
  2. Ave María: Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,  bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora  de nuestra muerte. Amén. 
  3. Credo de los Apóstoles: Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo  y de la tierra. Creo en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor, que fue  concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen,  padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado,  descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a  los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí  ha de venir a juzgar a vivos y muertos.  

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos,  el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

  1. En las cuentas grandes del Padre Nuestro antes de cada decena: Padre  Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu  Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros  pecados y los del mundo entero (476). 
  2. En las 10 cuentas pequeñas de cada decena: Por Su dolorosa Pasión, ten  misericordia de nosotros y del mundo entero. 
  3. Repita el «Padre Eterno» y «Por Su dolorosa Pasión»: (Números 6 y 7) Rece  cuatro decenas más. 
  4. Después de cinco decenas, la doxología final (tres veces): Santo Dios, Santo  Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero. 10.Oración final (opcional): Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y  el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y  aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos  desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos  sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia Mismos  (950).

Te invitamos a unirte en oración en la Coronilla a la Divina Misericordia y deja tus intenciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario