REGINA CAELI DOMINGO, 18 DE ABRIL DE 2021

MIRAR, TOCAR Y COMER

La Palabra correspondiente al tercer domingo de pascua es el Evangelio según San Lucas 24, 35 – 48. “Cuando los dos discípulos regresaron de Emaús y llegaron al sitio donde estaban reunidos los apóstoles, les contaron lo que les había pasado en el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Mientras hablaban de esas cosas, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”.

Dicha situación causó gran conmoción entre los presentes, pues no podían creer que lo que estaban viviendo fuera real, incluso llegaron a pensar que Jesús era un fantasma, pero Él les muestra las llagas en su cuerpo y come un poco de pan delante de ellos. Todos quedan invadidos de un sentimiento que supera la alegría y la admiración. 

El Papa Francisco hace una pequeña reflexión de ese encuentro con Jesús vivo que les permite a sus discípulos llenarse de amor y satisfacción. Pues reconoce tres verbos importantes que todos debemos comprender para acercarnos cada vez más a Él. 

“Mirar. “Mirad mis manos y mis pies” —dice Jesús. Mirar no es solo ver, es más, también implica intención, voluntad. Por eso es uno de los verbos del amor.” Mirar es contemplar, entender al otro y la principal herramienta para vencer la indiferencia. En este punto el Sumo Pontífice nos deja una importante pregunta ¿Yo veo o miro a Jesús?

Tocar. Jesús invita a los discípulos a palparle, pues Él es de carne y hueso, la relación no puede estar marcada por la distancia, por el contrario, debe ser de cercanía y hermandad. De acuerdo a las palabras del Papa “Amarlo significa entrar en una comunión de vida, una comunión con Él”. 

Comer. Es una expresión que convoca al encuentro, a la fiesta, a la reflexión y al agradecimiento. Así lo vemos en el banquete eucarístico, donde todos juntos nos alimentamos del cuerpo de Cristo al recibir la comunión. 

Si ponemos en práctica la reflexión que nos ofreció el Papa Francisco sobre como miro, toco y me alimento de Jesús, seremos transformados por su amor, para nutrir de su nobleza a quienes verdaderamente busquen al Señor. Jesús está cerca de nosotros y nunca nos abandona, solo debes mirarlo cuando vas en tu día a día y le extiendes la mano al necesitado, tocarlo cuando eres solidario con tu prójimo y alimentarte de Él cuando sigues sus pasos para ser una mejor persona. Jesús vive y nos acompaña siempre. 

"Fratelli Tutti"

Beatificación de Carlos Acutis

Horario: Miércoles 9:00 am

Presentación: Juan Carlos Greiffenstein