Novena de Navidad Dia 5

Consideración

Día quinto

Ya hemos visto la vida que llevaba el Niño Jesús en el seno de su purísima Madre;

veamos hoy la vida que lleva también María durante el mismo espacio de tiempo.

María no cesaba de aspirar el momento en que gozaría de esa visión beatífica terrestre, la

faz de Dios encarnado. Estaba a punto de ver aquella faz humana que debía iluminar el cielo durante toda la eternidad. Iba a leer el amor filial en aquellos mismos ojos cuyos

rayos debería esparcir para siempre la felicidad en millones de elegidos. Iba a verle en la

ignorancia aparente de la infancia, en los encantos particulares de la juventud y en la

serenidad reflexiva de la edad madura.

Tal era la vida de expectativa de María! Era inaudita en sí misma, mas no por eso dejaba

de ser el tipo magnífico de toda vida cristiana. No nos contentemos con admirar a Jesús

residiendo en María, sino pensamos que en nosotros también reside por esencia, potencia

y presencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario