Catequesis Semana Santa

Domingo de ramos

“Bendito el que viene en el nombre del Señor”. 

La entrada de Jesús a Jerusalén aclamado como hijo de Dios, la celebramos los cristianos el Domingo de Ramos como finalización de la cuaresma e inicio  de la Semana Santa.

Jesús entra a Jerusalén, no arrogante en un carro de guerra tirado por caballos, sino manso y humilde sobre un burro, así como nos lo relata el evangelio de San Marcos  11, 1-10 

La celebración del Domingo de Ramos tiene dos momentos importantes, el primero es la procesión de Ramos y la bendición de los mismos por parte del sacerdote, los cuales se utilizaran al año siguiente para imposición de la ceniza, el segundo es la lectura de la palabra que evoca la Pasión del Señor, en el evangelio de San Mateo en la eucaristía. 

El color litúrgico que se utiliza para esta celebración es rojo por la conmemoración de la pasión del Señor, se le atribuye a los ramos ser un símbolo de vida y reconciliación con Jesucristo,  Asimismo, recuerdan también la fe de la Iglesia en Cristo y su proclamación como Rey del Cielo y de la Tierra.

Cena del Señor

“Tomad y comed todos de él, porque esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros” 

Con motivo de la Última Cena que Jesús tuvo con sus doce discípulos, donde compartió el pan y el vino, se conmemora el Jueves Santo la Institución de la Eucaristía en la celebración de los Santos Oficios, la creación del sacerdocio y el sacramento de la caridad, como una muestra de humildad y servicio. 

Tradicionalmente, se hace el lavatorio de los pies en honor al realizado por Jesús, donde participa la comunidad; se lee lo sucedido en la Última Cena; se levantan los monumentos, altares en donde se guardan las hostias consagradas durante la eucaristía; se realiza la hora santa y los fieles visitan 7 templos diferentes realizando en cada uno de ellos una oración. 

Esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada. De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios. Del Evangelio según San Marcos 14:12-26. 

El pan y el vino tienen un gran significado en esta celebración ya que, realizada la consagración del sacerdote, se da la transustanciación al cuerpo y la sangre de Cristo, para compartir con todos los fieles. 

El color litúrgico que se utiliza para esta celebración es el blanco, vinculado con la institución de la Eucaristía (Misa de la Cena del Señor, Corpus Christi). Este color representa a Dios, simbolizando la pureza y la paz.

Prendimiento

“Huerto de los Olivos”

Jesús se encontraba orando con sus discípulos en el Huerto de los Olivos como lo hacía habitualmente, lo que permitió que Judas pudiera encontrarle y luego de darle el beso, como una señal convenida y símbolo de su traición, los soldados acuden a Jesús para arrestarlo. 

Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del hombre? Estas fueron las tristes palabras de Jesús, al recibir la traición por parte de uno de sus discípulos. Luego se refirió a los Sacerdotes que había presentes diciéndoles ¿Como contra un salteador habéis salido con espadas y palos? Estando yo todos los días en el Templo con vosotros, no me pusisteis las manos encima; pero esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas. Del Evangelio según san Lucas 22, 47-53. 

Luego de ser arrestado en el monte de los olivos, Jesús fue presentado ante varios tribunales dirigidos por Anás, Caifás, Pilatos y Herodes. Pilatos lo encontró inocente, pero como consecuencia de la presión popular, dejó su decisión en manos del pueblo, quienes prefirieron dejar en libertad un ladrón, en lugar de Jesús. 

El color que se utiliza es el rojo ya que, a partir de ese momento, empiezan los malos tratos y humillaciones para Jesús.

prendimiento-de-cristo

Viacrucis.

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” 

El Viernes Santo, es uno de los días más representativos, al recordar la crucifixión, muerte, sepultura y resurrección de Jesús de Nazaret. Esta conmemoración consta de las siguientes estaciones: Jesús es condenado a muerte, Jesús carga la cruz, Jesús cae por primera vez, Jesús encuentra a su madre María, Simón el Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz, Verónica limpia el rostro de Jesús, Jesús cae por segunda vez, Jesús consuela a las mujeres que lloran por él, Jesús cae por tercera vez, Jesús es despojado de sus vestiduras, Jesús es clavado en la cruz, Jesús muere en la cruz, Jesús es bajado de la cruz y puesto en los brazos de su madre María, Jesús es sepultado, Jesús resucita al tercer día de ser crucificado. 

Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron la púrpura, le pusieron sus ropas y le sacaron fuera para crucificarle. Del Evangelio según san Marcos 15, 20 

El color litúrgico que se utiliza para esta celebración es el rojo, este simboliza la sangre y la fuerza del Espíritu Santo. Se refiere a la virtud del amor de Dios. 

En este día, se guarda ayuno y abstinencia de carne como penitencia. A las 3 de la tarde, se lleva a cabo la acción litúrgica relacionada a la pasión y muerte del Señor junto con la adoración a la Santa Cruz. Al finalizar el día, se da el sermón de las 7 palabras, donde se reflexiona sobre las últimas palabras de Cristo antes de morir. 

Oración colecta: “Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas, santifica a tus hijos y protégelos siempre, pues Jesucristo, tu Hijo, en favor nuestro instituyó por medio de su Sangre el Misterio Pascual. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén”

 Pasión del Señor

“Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” 

La Pasión del Señor, reúne los sucesos protagonizados por Jesucristo entre la última cena, su crucifixión y muerte. Estos episodios se encuentran en los evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan. Jesús es sacrificado en la cruz como una alianza entre Dios Padre y los hombres, para salvar a la humanidad del pecado. 

Porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Del evangelio según San Lucas 21:15. 

Del evangelio según San Juan podemos reflexionar sobre las siguientes citas, que nos invitan a meditar sobre la voluntad de Dios manifestada a través de Jesús, con el fin de concederle su misericordia a los hombres y mujeres que buscan su salvación: 

Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al Padre, ama al que ha nacido de Él. 

Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió al Hijo para ser el Salvador del mundo. 

Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en Él, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final. 

La Pasión también queda reflejada en el quinto misterio doloroso, de la crucifixión y muerte de Jesús, donde se narra el momento en el que se encontraban arrodillados en la cruz, su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. 

El color representativo es el rojo, ya que connota todo el sufrimiento, el dolor y la sangre derramada por Jesús para salvar a la humanidad.

La_Pasión_de_Cristo

 Adoración a la Cruz

“Victoria Tú reinarás oh, cruz, Tú nos salvarás”

La cruz representa a Cristo, es el símbolo de su pasión y su amor. Es la victoria sobre la muerte y el pecado, que rescató a la humanidad del castigo. Esta adoración es una invitación a aceptar todo lo que Dios nos ha dado y liberarnos de nuestra propia cruz. Realiza un altar modesto, sin manteles y sin la imagen de Jesús, donde la protagonista sea la cruz y encuéntrate en oración con Dios, elevando nuestra devoción a la Santa Cruz. 

“Oh Dios Omnipotente que sufriste en la Cruz la muerte, para redimirnos de nuestros pecados, oh Santa Cruz de Jesucristo, sé mi verdadera luz, oh Santa Cruz de Jesucristo, ten piedad de mí, oh Santa Cruz de Jesucristo, sé mi esperanza, oh Santa Cruz de Jesucristo, aleja de mí todo temor a la muerte. 

Oh Santa Cruz de Jesucristo, derrama en mi alma el bien, oh Santa Cruz de Jesucristo, aleja de mí todo mal, oh Santa Cruz de Jesucristo, hazme entrar en el camino de la salvación, oh Santa Cruz de Jesucristo, preservarme de todos los accidentes, temporales y corporales para que pueda adorarte siempre, así como a Jesús Nazareno a quien imploro para que tenga piedad de mí. 

Haz que el espíritu maligno visible o invisible huya de mí por todos los siglos de los siglos. Amén » .Tomado de la oración a la Santa Cruz. 

El color representativo es el rojo, ya que fue en la cruz donde Jesús sacrificó su vida con humildad, para liberar del pecado al mundo entero.

adoracion-a-la-cruz

Sermón de las 7 palabras

“Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso” 

Esta celebración religiosa consiste en la reflexión de las siete palabras que Cristo pronunció durante su crucifixión. Su palabras se recopilan en los evangelios canónicos de Lucas, Juan y Marcos. 

  1. “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. (Lucas, 23: 34) 2.
  2. “Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso”. (Lucas, 23: 43) 3.
  3. “Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo Ahí tienes a tu madre”. (Juan, 19: 26-27) 4.
  4. “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”. (Marcos, 15: 34) 5.
  5. “Tengo sed”. (Juan, 19: 28) 
  6. “Todo está cumplido”. (Juan, 19: 30) 
  7. “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. (Lucas, 23: 46) 

El color representativo es el rojo, ya que connota todo el sufrimiento, el dolor y humillaciones que sufrió Jesús en el camino a su crucifixión.

Sermón de las 7 palabras

Santo Sepulcro

“Nuestra fe no desfallezca, que el Señor es nuestra fuerza”

Después de las 7 palabras, la práctica piadosa de la iglesia católica se centra en la contemplación del Santo Sepulcro como una manera de acercarnos al amor de Dios, que nos entregó en Jesús la vida eterna. Él reside en el sepulcro como el grano de trigo, que cae en tierra y muere, pero que al morir fecunda y da más vida. En ese sentido adorar el sepulcro, es acercarnos a la sabiduría divina, a su fuerza y valentía. Admiremos el santo sepulcro, pidiéndole al Señor que nos dé la gracia de entender que si no hay muerte, entonces no habrá vida. 

“José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó. María Magdalena y la otra María se quedaron allí sentadas enfrente del sepulcro”. Evangelio según San Mateo 27, 59 – 61. 

El color representativo es el rojo, ya que simboliza la pérdida de la vida terrenal, para encontrar la verdadera en el reino de los cielos.

Santo Sepulcro

Vigilia Pascual

“Luz de Cristo, demos gracias a Dios” 

En esta conmemoración debemos tener provisto una vela, velón o el cirio pascual para encender. La celebración cobra vida cuando llega la noche, para contemplar con mayor solemnidad la luz de Cristo Resucitado. Se recomienda que todas las luces del hogar se encuentren apagadas para hacer la entrada del Cirio Pascual, elevando la luz tres veces diciendo, “Luz de Cristo. Responden: Demos gracias a Dios”, seguido a esto se realiza el canto del Pregón Pascual. 

“Oremos. Dios nuestro, que iluminas esta noche santa con la gloria de la resurrección del Señor, aviva en tu Iglesia el espíritu filial, para que, renovados por entero, nos entreguemos plenamente a tu servicio. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén” 

La Vigilia Pascual es un momento de gran devoción, el más importante del año litúrgico. Hoy los hogares se llenarán de alegría cuando contemplemos que Dios está vivo en nosotros. El mismo Señor que fue crucificado es el mismo que resucita. La razón de ser de nosotros no está en la muerte sino en la vida. Dios es vida y siempre triunfará sobre la muerte, como la luz siempre triunfará sobre la oscuridad, como el bien siempre vencerá al mal. 

El color representativo es el blanco, ya que simboliza la luz, la vida y la inocencia. El cirio pascual permanece encendido hasta el día de la Ascensión, de Jesús al cielo.

Dolorosa

“Madre del amor y de la misericordia, ten piedad de nosotros”

El Sábado Santo es un día de recogimiento espiritual, un momento para realizar con devoción nuestras oraciones personales, reflexiones y guardar silencio como muestra de respeto y aprecio por quien dio la vida por nosotros. Reza junto a la Virgen Dolorosa el Santo Rosario y prepara tu corazón para que esté dispuesto al suceso que ocurrirá en la noche. 

“Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”. Del evangelio según San Juan (JUAN, 19, 26-27). 

“Señora y Madre nuestra, tú estabas serena y fuerte junto a la cruz de Jesús. Ofrecías tu Hijo al Padre para la redención del mundo. Lo perdías, en cierto sentido, porque Él tenía que estar en las cosas del Padre, pero lo ganabas porque se convertía en Redentor del mundo, en el Amigo que da la vida por sus amigos…” Oración Virgen de los Dolores. 

Los colores que representan este momento son el negro, morado o azul oscuro, ya que representan el luto y dolor de la Virgen María, al ver a su hijo sin vida clavado en la cruz.

Resurrección

“Hoy el Señor resucitó y de la muerte nos salvó” 

El Domingo de Gloria es el día del encuentro con Jesús, para celebrar su triunfo sobre la muerte y su paso al reino de los cielos. Cristo ha resucitado como promesa de su amor por la humanidad. Con esta celebración religiosa se da por terminada la Semana Santa. 

Este día se enciende el cirio pascual, como representación de Cristo resucitado, Él simboliza la luz del mundo, el fuego eterno, la vida, la fe y la esperanza. Solo Él puede apartarnos de la oscuridad y guiarnos por el camino de Dios Padre. 

¡ Alegría y paz, hermanos, que el Señor Resucitó! Porque esperó, Dios le libró y de la muerte lo sacó. El pueblo en Él vida encontró; la esclavitud ya terminó. ¡Aleluya! ¡Aleluya! El Señor Resucitó. 

El color representativo es el blanco, ya que simboliza la pureza, alegría y santidad de Jesucristo resucitado.